La legendaria tierra de Sumatra

La legendaria tierra de Sumatra

Viajes de un Peregrino. El salto desde los rascacielos de Kuala Lumpur hizo que aterrizásemos en suelo de la sexta isla más grade del mundo, la legendaria tierra de Sumatra.


En poco más de una hora y por menos de 35€ un vuelo de la eficiente Air Asia nos dejó al otro lado del Estrecho de Malaca. Dentro de lo poco o nada planificado que este viaje está, una de las ocurrencias que sumó puntos a la idea de perderse por el sudeste asiático fue la remota posibilidad de observar orangutanes en libertad.

Escucha el Podcast de este articulo
La legendaria tierra de Sumatra

Había tan solo dos posibilidades de realizar ésto en el mundo: Borneo y Sumatra. Debido a la mala gestión de las autoridades o a la soterrada persuasión de las multinacionales interesadas en destruir la jungla para plantar palmeras productoras de aceite, en Borneo es cada vez más difícil ver a estos primates aunque en Sumatra, debido a que estamos aún en temporada de lluvias, las posibilidades tampoco eran muy numerosas. En cualquier caso había que intentarlo, el peor de los resultados sería un trekking atravesando una de las junglas con más biodiversidad del planeta.

La legendaria tierra de Sumatra Con el firme propósito de intentar observar en su hábitat natural a estos impresionantes animales en serio peligro de extinción y tras una compleja aventura que dió como resultado un medio de transporte relativamente económico, nos plantamos en Bukit Lawang, un remoto pueblo en el límite del parque nacional Gurung Leuser.

De Buckit Lawang podría decir muchas cosas, calificarlo como exótico, acogedor, paraíso en la jungla o como una simple base para una aventura selvática sólo definiría una parte de este fantástico lugar lleno de aventureros y poblado por gente valiente, amable, cuya carga de tristeza por lo aquí ocurrido en 2003 aún es visible en sus miradas…

Habiendo nacido en Badajoz y después de vivir la tragedia de una riada que se cobró muchas vidas en mi ciudad natal, el pasear por un pueblo ribereño que fue literalmente arrasado en la noche por una montaña de lodo, agua, piedras y troncos gigantes que facturó más de 250 vidas y 1400 personas sin viviendas, me resultó especialmente conmovedor. Esta desgracia estuvo directamente relacionada con la tala ilegal de árboles en la selva, aquella trágica noche, miles de troncos cortados furtivamente que esperaban ser transportados rió abajo formaron una presa de gigantescas proporciones que no pudo soportar la tremenda cantidad de agua vertida por la lluvia monzónica de días anteriores, lo demás podéis imaginároslo…

Nuestro primer día en el interior del parque nacional amaneció soleado, un buen principio ya que los días anteriores había llovido profusamente y las previsiones eran más de lo mismo en la zona. Adentrarse en una de las selvas con más biodiversidad del planeta rodeado de lianas trepadoras, exuberantes palmeras, aves, reptiles e insectos de colores impensables hace que como poco pierdas la noción del tiempo por lo que no sé lo que tardamos en tener nuestro primer encuentro con un orangután en libertad, pero cuando sucedió, y sucedió en varias ocasiones durante ese día, la mezcla de intensas sensaciones que te invaden ( miedo, admiración, tristeza por ver a tan bello animal amenazado, culpabilidad por ser parte del sistema que está acabando con ellos, fortuna de poder estar contemplando esa maravilla) hacen que no pueda describir con palabras el encuentro, puedo aproximarme con imágenes pero nada mas…

La legendaria tierra de Sumatra
La palabra orangután deriva del malayo Orang Hutan que significa hombre de la selva. Como otros grandes simios, los orangutanes son de una notable inteligencia (hay un dicho malayo que asegura que si no hablan es para que no les pongan a trabajar). A mediados de los años 1990 se halló una población de orangutanes que periódicamente utilizaban herramientas para proporcionarse alimentos. Los orangutanes nacen con la habilidad de razonar y pensar, es uno de los parientes mas cercanos del hombre, compartimos cerca del 97% del DNA.

El resto de la aventura transcurrió en el campamento donde dormiríamos, construido con cuatro palos y unos plásticos en la orilla de un riachuelo y próximo a una pequeña cascada que se convirtió en nuestro spa salvaje después de caminar más de ocho horas por las empinadas laderas selváticas del parque nacional. La salida de aquella selva fue haciendo rafting en un flotador hecho con la cámara de aire de un camión, una despedida digna de esta experiencia inolvidable. Al día siguiente y tras adquirir deprisa y corriendo otro vuelo por menos de 50€ pasaría de un entorno tan remoto como salvaje a la ciudad más moderna del mundo, Singapur.

Fotos y texto de Jesús Gutierrez.

Suscribirse por Email a mi portal de EsNoticiaWeb o al canal de noticias RSS y no te pierdas los artículos que realizamos para ti, con fotografías, vídeos y entrevistas a cargo de Producciones JFP y por el canal de vídeo YouTube.
¡Déjanos tu comentario!
Tu opinión es muy importante para nosotros, deja tu comentario, pregunta, sugerencia o crítica. Con este gesto nos ayudas a mejorar y crear mejores contenidos. ¡Animate!.
, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para darte un servicio personalizado utilizamos cookies propios y de terceros. Si sigues navegando entendemos que aceptas su uso según nuestra política de Cookies
ACEPTAR